Vaya Ud. a saber

¿Sabéis?

¿No sabéis esas películas que durante los primeros 15 minutos piensas que es la mejor mierda que has visto en tu vida, y que el guión no es que sea de Oscar, porque los Oscar son una puta mierda – ¿Slumdog Millionaire? -, pero que joder, que semejantes diálogos seguro que los ha escrito un tipo muy borracho, pero un borracho muy brillante, una especie de mezcla entre Bukowsky y Sorkin, un fumador empedernido, incomprendido también, que posiblemente pegue a su mujer o a su perro, pero que es, seguro, el nuevo dios del cine, y que a los 30 minutos, ya decepcionado, piensas que bueno, que está bajando un poco el ritmo, pero que igual la historia lo requiere, porque no vivimos sólo de risas y de brillantez, sino que también son importantes las imágenes y toda la pollada del lenguaje audiovisual y esas mierdas del ‘valor añadido’ que algunos aprendimos con el gordo de Súper 8, así que calma, que ya remontará, que tengo que contarle a los colegas cómo he descubierto esta película y que tienen que verla, pero conmigo, que no me importa verla diez veces si vuelve a ser como al principio, y que a los 45 minutos ya empiezas a mirar el reloj, jodido, pensando que al guionista le han dado patada en mitad de la producción o que de tan borracho que iba lo ha mandado todo a la mierda, porque se ha follado a la mujer del director o alguna vaina parecida que se te ocurre en mitad de la película porque ya no te interesa tanto, y a la hora estás pensando, madre mía, qué coñazo, igual debería ponerme otra cosa, un capítulo de algo, o irme a leer, o bajarme los pantalones, yo que sé, cualquier cosa antes que esto, pero te quedas ahí, confiando que la mano mágica del guionista vuelva y que al final haya merecido la pena, y que la película sea una rareza de esas que aburren de cojones pero que terminas por creer  como una obra extraña con cierto grado de intención, algo fuera de lo convencional, una obra que aprenderé a valorar con el tiempo y de la que no hablaré demasiado, pero que si se revaloriza diré os lo dije, cabrones, eso era cine de vanguardia y no me hicisteis ni puto caso, y que a la hora y cuarto de película ya te cabreas y piensas que no puede ser, que es imposible que el director no vea en la postproducción que esto es una mierda infumable y que el único premio que le van a dar es el de gilipollas de turno por haber convertido una buena idea y un buen planteamiento en una película de mierda que no vale ni para echarse un sueñecito, imbécil, y a la hora y media, cuando termina, al final nada ha pasado, y por ahí no ha aparecido ni el nuevo Bukowsky ni el viejo Sorkin, y si me apuras ni R.L Stine, porque vaya pedazo de bodrio que me acabo de tragar y que, joder, para hacer esta mierda de largometraje que mejor se hubiese marcado un buen corto? ¿Sabéis esas películas? ¿Eh? ¿Sabéis cuáles os digo?. 

Estándar