Vaya Ud. a saber

De muertos y eso

Estaba haciendo un panegírico conmovedor en la misa de su padre.  Y no dejó de serlo hasta que aprovechó la ocasión para anunciar que vendía su Peugeot 206 azul con 160.000 kilómetros. A muy buen precio.

***

Tiene 12 años. Está en mitad del entierro de su abuelo. Con el rostro desencajado y las manos en los bolsillos descubre que las erecciones no siempre las controla uno.

***

Un grupo de plañideras. Son tres. Dos están ya de vuelta, visten muchos años y han llorado a tantos muertos que le han perdido respeto a la muerte. La tercera es bisoña; es su primer trabajo. Está nerviosa, y lo hace tan mal que a las otras dos plañideras les entra un ataque de risa mientras lloran en el entierro. Un desastre.

***

Un hombre con la capacidad de hablar con los muertos, pero es tartamudo y ninguno le hace demasiado caso. No puede presumir de ello; es muy humillante.

***

Murió la mujer de su mejor amigo. La había amado en secreto toda la vida. Sintió una amarga pena por su amigo. También sintió una insólita alegría en él.

***

Un terminal. Todo apuntaba a que iba a morir el día del Madrid – Barça. Durante esa noche los médicos le dieron los mejores cuidados por orden de su familia. Daba igual el dinero: nadie quería perderse el clásico.

***

Un anciano se ha quitado la vida, nadie entiende por qué. Ha dejado una nota de suicidio. “No me podía morir sin probarlo”.

***

En la posmodernidad, los epitafios de los canis empezaron a convertirse en tendencia.

***

Estándar

One thought on “De muertos y eso

Comenta si eso

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s